America,  Argentina,  Chile,  Diarios de viaje,  TDM

Viaje: Punta Arenas (Chile) a Ushuaia (Argentina) en autobús con Bus-Sur: ida y vuelta, Opinión

Compramos nuestros billetes por internet 2 días antes de la salida… para huir de Chile lo antes posible después de nuestra primera impresión contradictoria. A toda prisa, compramos los billetes en la primera empresa que vende billetes por Internet, es decir, Bus-Sur (35 000 pesos/persona). Y el viaje fue tan divertido/raro que decidimos contarte los detalles.

Tarifas

Puedes ver los horarios y comprar billetes de autobús en Bus Bud

El viaje: toda una aventura

Hay dos autobuses que salen de Punta Arenas hacia Ushuaia el mismo día: uno a las 8:15 y otro a las 8:30. Elegimos el de las 8:15 de la mañana. Pero, contra todo pronóstico, los dos autobuses salen a la misma hora, tarde: las 9 de la mañana, y el otro autobús llegará antes que nosotros. ¿Dónde está la lógica en todo esto?

Al haber reservado en el último momento, sólo nos quedan 2 asientos contiguos: el 44 y el 45, frente a los aseos (hay que elegir los asientos en el momento de la compra). Huele a productos de limpieza. Al menos, significa que los limpian regularmente. Todo va bien hasta que un cliente, apenas 2 minutos después de la salida (cuando hay aseos en la terminal de autobuses), decide ir a pintar los aseos del autobús.

Moraleja: nunca más nos pondremos al lado del retrete. Si todavía hay asientos separados pero en la parte delantera, los preferiremos a los de atrás.

Huimos de este lugar hacia el frente, donde milagrosamente aún hay asientos libres. De hecho, son gratis porque en algún momento nos echarán de nuestro autobús para agruparnos con otro. Sin ninguna explicación por parte de los empleados de la empresa. Todo sucede en desorden y los pasajeros se sientan donde pueden sin respetar la numeración de los asientos.

Vemos al grupo de ancianos holandeses/italianos que conocimos el día anterior en el barco hacia la isla de los pingüinos. Se enfadan especialmente con los que no se ponen en el lugar adecuado. A pesar de las explicaciones: «cada uno se coloca donde puede y no por su número de asiento», un anciano está especialmente resentido y no deja de dar patadas a su joven vecino de enfrente que le ha «robado» el asiento. A esto le sigue una discusión en inglés/español/italiano en la que uno finge no entender lo que dice el otro.

img_6081.jpg

En el camino, tomamos un ferry de 10 minutos, muy agradable. Pero 0 delfines a la vista (podemos ver algunos si tenemos suerte).

Como si este viaje estuviera destinado a ser incomprensible, nos detenemos en el puesto de control para la salida de Chile durante una buena hora. Nuestros dos conductores bloquean e impiden a todos los pasajeros del autobús realizar los trámites administrativos, siempre sin explicación. Una hora más tarde, nos dejaron pasar para que nos sellaran un pobre sello de salida. ¿Por qué bloquearon así la salida? Nunca lo sabremos.

Nos preguntamos cuánto tiempo más tendremos que esperar para llegar a la frontera argentina (hay un puesto fronterizo para salir de Chile y otro para entrar en Argentina un kilómetro más allá). Por suerte, esta vez, los conductores ya no bloquean sus cuerpos y cruzamos la frontera muy rápidamente.

Aquí, la bioseguridad es estricta en ambos pasos fronterizos. Me arrepiento menos de mi bote de miel de manuka, arrojado sin piedad en la Isla de Pascua. No habría sobrevivido a los múltiples cruces de la frontera entre Chile y Argentina. Aunque no haya un control real en el lado argentino, en el lado chileno pueden sacar perros cuando quieran.

Ah, sí, antes de que me preguntes: para los cruces de frontera terrestre, nunca tuvimos ninguna pregunta sobre los billetes de vuelta.

¿Qué tal el viaje?

Aparte de algunas anécdotas divertidas en este viaje, estuvo aburrido la mayor parte del tiempo. Todo el mundo durmió. La duración de 12 horas en realidad tiene en cuenta el paso de la frontera (súper largo en nuestro caso). La merienda que se ofrece es buena, sin embargo, no distribuyen agua. Tienes que llevar un poco (el agua no será confiscada por bioseguridad).

La ruta no es ni siquiera bonita, salvo el cruce del ferry y las últimas 2 horas en las que se cruza la Terra del Fuego. Con una parada furtiva para admirar el lago Fagnano. También veremos algunas llamas.

img_6091.jpg

Para aquellos que quieran hacer este viaje con un coche de alquiler, no lo recomiendo. Con el paso de la frontera que parece complicado, los 1000 km de carretera sin asfaltar y los paisajes monótonos, es posible que se aburra hasta la saciedad.

No vayas al baño en el autobús, hay paradas frecuentes en las fronteras y en el ferry.

Tecnología de la información práctica

  • Bus-Sur: Punta Arenas -> Ushuaia 3 veces por semana (lunes, martes y viernes). 8:15 a.m. – 8:00 p.m. Las entradas pueden adquirirse en línea. 35 000$CH/persona
  • Autobuses Pacheco: Punta Arenas -> Ushuaia 2 veces por semana (martes y ?). Los billetes deben comprarse directamente en la oficina de autobuses. No sé el precio
  • A tomar:
    • algunos alimentos (barritas de cereales, galletas, sin fruta ni carne)
    • agua
    • ropa de abrigo
    • pesos argentinos, no hay oficina de cambio en el camino..
    • su pasaporte

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *